miércoles, 9 de agosto de 2017

Lezama esta hoy mas muerto que nunca


(...)

En este sentido, su obra es un talismán para hacer talco a toda represión. En este sentido, por desgracia, su autor fue sólo un reprimido más: reprimido por el Estado totalitario cubano de los años 70s y reprimido por su propia pacatería biográfica. Al respecto, Joseíto padeció un monstruoso Complejo de Edipo terminal durante más de medio siglo, ocultando por amor-miedo a su progenitora todo lo que en realidad era él. Sólo por este caso clínico de una vida subvivida en la mentira, las madres cubanas deberían saber morir jóvenes o, al menos, abandonar a su suerte al producto de sus partos.

A los jóvenes escritores cubanos de hoy, por suerte, ya no les interesa leer nada de nada de José Lezama Lima. Lezama Lima es hoy un escritor no de un siglo, sino de una era pasada, paleohistórica. A los jóvenes escritores cubanos de hoy, por suerte, ya no les interesa leer nada de nada. Son mucho más sinceros (la mediocridad siempre lo es) y mucho más cubanos (la cobardía siempre lo es) que el pobre genio magnífico de Joseíto el de la calle Trocadero, a un costado del Prado de Centro Habana.

(...)
 

PORFA, LEE EN ESTE ENLACE MI COLUMNA COMPLETA EN CIBER-CUBA SOBRE EL LABERINTO ILIMITADO DE LEZAMA LIMA Y LA LENGUA DE LOS SIN PATRIA.

No hay comentarios: